Ande yo caliente...


En estos tiempos en los que la miserable realidad nos aleja de los ideales, 
nada como pasear por el barrio de las Letras y encontrar tan grande verdad...
Y es que Don Luis sabía de lo que hablaba.