Historias reales, ficciones con historia.

29.5.19

EL GUION EN TV


El guion de televisión es, o debería ser, exactamente lo mismo que el de ficción: una guía que estructura y da coherencia al contenido
El guion es el motor creativo de cualquier contenido audiovisual, porque en el guion está, o deberían estar, las bases sobre las que se desarrolla el contenido audiovisual, tanto si está basado en la realidad, como si lo está en la ficción.
Algunos profesionales del medio no reconocen esta categoría para el guion de televisión, e imaginan que el guionista es solo un personaje alocado e ingenioso que vive en una continua tormenta de ideas, algo que está muy bien, pero después de la tormenta, tiene que venir la calma, y en esa calma hay que saber estructurar todas las ideas y darles coherencia dentro del programa.




¿Qué diferencias hay entre un guion de ficción, y el de un talk show? 
La gran diferencia, evidentemente, es que el primero parte de una situación inventada (no necesariamente por los guionistas), mientras que en el segundo se entrevista a personas reales, que cuentan algo relacionado con sus vidas reales.
Esa es la gran diferencia, luego hay muchos matices diferenciadores, como los diálogos en uno y los cuestionarios en otros; los diferentes ingresos en uno y en otro; los tiempos de trabajo...  
A parte de esas cuestiones, no hay más diferencias, en ambos trabajos el guionista debe estructurar el contenido, ordenar la información y darle una cohesión narrativa para que llegue al espectador de forma dosificada y mantenga el interés. Esto es así en una ficción, y en un talk show… 
Imaginemos un programa que va a entrevistar a un señor que ha visto un OVNI, evidentemente en la entradilla lo presentaremos como tal, y con ese dato mantendremos la expectación (de quienes quieren saber de OVNIS, claro). Lo primero a tener en cuenta es que no es conviene que este señor cuente demasiado pronto su experiencia con el OVNI, eso tendremos que reservarlo para el final. Es conveniente que antes descubramos cómo es esa persona, ¿es un abogado ilustre el que ha tenido esa visión? ¿Es un misionero recién llegado de África? ¿O es quizá es un funcionario público aficionado a las sustancias psicotrópicas? Esa es la clave de una entrevista en un talk show, conocer a la persona, interesar al espectador con la historia de ese señor y, para terminar, que nos hable de su OVNI, cuándo lo vio, qué había comido (y bebido) ese día, y demás detalles de interés ufológico...

De forma muy resumida, pero este es el trabajo de guion en televisión, similar al de ficción, pero no tan bien reconocido, ni asumido, pero igualmente emocionante y lleno de magia, eso sí, para disfrutarlo hay que saber valorar la realidad y sus múltiples vericuetos, sobre los que hay que estructurar, ordenar y dosificar, al tiempo que aportamos toda la innovación posible al programa, pero sin desvirtuar la esencia del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario