Sin historia, no hay nada que contar.

26.3.20

ESPERANZA


La enfermedad nos golpea con dureza y la realidad más cruel está destruyendo nuestra inocencia, pero tenemos que mantener viva la esperanza, porque el amor volverá a llenar nuestras vidas.
En estos días tan difíciles es cuando podemos apreciar nuestro verdadero valor, unos trabajando porque tienen que hacerlo, y otros quedándose en casa, porque también es su deber. Pero ninguno tenemos derecho a lanzar reproches ni mensajes de odio, porque lo único importante ahora es mantener viva la esperanza. 
Hace cuatro años empezamos First Dates y, como concepto de programa, nuestro objetivo principal era (es, y será) el de ofrecer entretenimiento, comprensión y amor a invitados y espectadores. 

Empezamos a grabar en marzo de 2016 y en este mes de marzo se han interrumpido las grabaciones, por causas evidentes, sin embargo, cada noche nuevas citas llegan a First dates en Cuatro y, cuando las veo, veo cómo éramos hasta hace unos días. 
En España éramos personas confiadas y agradables, nos abrazábamos y nos besábamos sin ningún miedo... Verlo ahora me llena de esperanza, porque sé que pronto volveremos a ser iguales, y saldremos de casa y entraremos en tiendas y restaurantes, y nos saludaremos por la calle y brindaremos con alegría, porque nada, ni nadie, nos puede robar la ilusión, y mucho menos la esperanza de volver a ser, lo que de verdad somos.