La victoria de la derrota

En la vida, cada uno tenemos un papel y hay que saber interpretarlo con dignidad, sin ser, ni querer parecer, más o menos de lo que somos.

No deberíamos empeñarnos en conseguir victorias, y menos, a cualquier precio.

La vida sólo es un tránsito en el que ni ganamos, ni perdemos, sólo aprendemos, por eso, es bueno asumir que cada derrota es también una victoria, igual que cada victoria sólo es una nueva derrota.

Cada día intento asumirlo, y espero que cuando lo consiga, pueda empezar a relajarme, y a disfrutar de la vida...