FICCIONES

Una ficción es algo que no existe, pero, en nuestros días, la ficción es demasiado real para muchas personas.



La RAE dice que ficción es una "clase de obra literaria o cinematográfica, generalmente narrativa, que trata de sucesos y personajes imaginarios". 
Sucesos y personajes imaginarios, sí, pero la ficción tiene unas leyes, y si una ficción está bien construida debe resultar creíble y verosímil para el lector o espectador. 
En la actualidad, por suerte o por desgracia, se hace muy buena ficción, tanto que a veces es difícil separar lo imaginario de lo real. Cervantes creó un personaje enloquecido por culpa de las novelas de caballería (una ficción de la época) y la falta de una alimentación adecuada. Por tanto, la mezcla de los desarreglos alimenticios, por el motivo que sea, con el consumo abusivo de ficción pueden provocar distorsión y confusión en la mente de las personas, como le ocurrió a Don Quijote. 
En la actualidad son muchas las personas que sufren desarreglos alimenticios por culpa de una inadecuada educación o por estar en entornos desestructurados. También hay millones de personas que hacen un uso abusivo de la ficción, sobre todo, de una ficción violenta que promociona el consumo de drogas y el desprecio a la ley y la convivencia.

Esto es una realidad y en ella estamos inmersos todos, pero afecta especialmente a los más vulnerables. Y yo me pregunto, ¿qué consecuencias tiene esto en nuestro comportamiento cotidiano? ¿Qué consecuencias va a tener en comportamientos futuros? 

No lo sé, pero es realmente preocupante, sobre todo, porque vivimos en una realidad que cada vez se parece más a una ficción y las ficciones ya sabemos que tienen un final.

*Imagen de Juan Luis Galiardo en la película "El caballero Don Quijote" (sensacine)